Portal de Estudios Sociales
  • Libros

    Corpos em concerto: diferenças, desigualdades, desconformidade La fiesta y la vida. Estudios desde una sociología de las prácticas intersticiales Sensibilidades en juego: miradas múltiples desde los estudios sociales de los cuerpos y las emociones Cuerpos y Emociones desde América Latina El purgatorio que no fue. Acciones profanas entre la esperanza y la soportabilidad Cuerpo(s) Subjetividad(es) y Conflicto(s) Policromía Corporal. Cuerpos, Grafías y Sociedad. Mapeando Interiores.Cuerpo, Conflicto y Sensaciones Itinerarios de la protesta y del conflicto social El proceso de investigación social cualitativo Geometría del Conflicto De Insomnios y Vigilias en el Espacio Urbano Cordobés Combatiendo fantasmas El campo en la ruta
  • Ir...
  • Clic para ingresar Clic para ingresar
  • Histórico del sitio

  • Recibir novedades

    Rellene el siguiente formulario para suscribirse y recibir nuestras novedades.

• Miércoles 9 Marzo, 2011

El 7 de Marzo de 2010 fue asesinada en la ciudad de Córdoba Natalia Gaitán, de 27 años de edad, al recibir una perdigonada que le disparó el padrastro de su novia. A un año de este espisodio de violencia para nada aislado, desde el Programa de Estudios sobre Acción Colectiva y Conflicto Social queremos compartir el pronunciamiento realizado por los compañeros de Incorporaciones:

Natalia Gaitán no pisó nuestras aulas. No vino a nuestras clases teóricas o prácticas, no investigó esto o aquello.  La Pepa no leyó los libros que recomendamos, y no dejó sobre nuestro escritorio la hoja de un parcial.  La Córdoba en la que ella vivía no era esa ciudad que damos en llamar “universitaria”.  Porque no quiso. Porque no pudo. Las razones no hemos de saberlas nunca, como tampoco sabremos mucho más de lo que cabe en una noticia fúnebre.  Sobre todo, no sabremos nada de su futuro, acribillado en plena calle hace justamente un año.
Los próximos días pediremos justicia.  Saldremos a exigir que nunca más ninguna otra Pepa Gaitán sea violentada en forma alguna. O acompañaremos esa exigencia desde cualquiera sea nuestro espacio. Y, sobre todo, nos comprometeremos.
Nos comprometeremos a defender y celebrar la diversidad de cuerpos, identidades y sexualidades.  La diversidad de expresiones de lo masculino y lo femenino que encarnan nuestr*s compañer*s, nuestr*s alumn*s, nuestr*s colegas, nuestr*s

maestr*s. Nos comprometeremos a reconocer las distintas formas de la exclusión, y por eso precisamente nos comprometeremos a abrir nuestras aulas, y a abrirnos, comprometidamente, a la realidad que las circunda. Nos comprometeremos a investigar, a aprender y enseñar, a trabajar restándole todos los días posibilidades al miedo y a la violencia. Nos comprometeremos a construir espacios distintos –escuelas, museos, centros, facultades, universidades donde la brutalidad de la lesbofobia sea reconocida y, de una vez, enfrentada. Universidades donde la lesbofobia no tenga lugar.

Deja un comentario.

Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada a través del feed RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o enlazar (trackback) desde tu propio sitio.